Y vuelta a empezar con las promesas

Imagen

En 2012 me propuse postear cada viernes del año. Digamos que por una u otra cosa el gusto no me duró mucho. Lo que me hace pensar en todas aquellas cosas que juramos cada última semana de diciembre y primeros días de enero. Los famosos propósitos de año nuevo. Y me acordé de los más usuales.

El más común, el de la dieta y el ejercicio para perder todo el peso ganado en las fiestas navideñas -vale más que en Nicaragua no celebramos a los Reyes Magos y nos evitamos el famoso roscón- con lo que nos ahorramos unas cuantas libras. Aunque seamos honestos, muchos de los primeros en hablar de dieta y ejercicio que conozco son los más sedentarios de nuestro círculo social. Y también los primeros en servirse cuatro vasos de coca cola al día como mínimo (y no hablo de mí, que eso de las dietas no se me da muy bien). 

Sigue leyendo