No hay publicidad mala

Dicen por ahí que toda publicidad, buena o mala, es buena publicidad, que lo importante es que se hable de una marca, y Benetton ha conseguido que todos hablemos de la firma de moda italiana. Y es que la marca de los colores unidos volvió a ser el foco de todas las miradas con ‘Unhate’ su última campaña y en especial por los montajes fotográficos en los que vemos a grandes líderes políticos hacer a un lado su odio por otros personajes.
Aunque sólo gracias al photoshop, finalmente pudimos ver a una Iglesia católica amistosa y tolerante con otras religiones como la musulmana, o a Hugo Chávez expresando algo más que amabilidad al presidente Barack Obama o la imagen en la que Merkel y Zarkozy finalmente logran un acuerdo, aunque no sea sobre la forma de salvar el euro. Sigue leyendo