“El oriental sigue siendo un lugar inseguro”

Comerciantes continúan con sus conexiones ilegales de energía y ocupación de espacios entre los tramos, pese a las indicaciones de los bomberos para evitar más incendios

Eran las nueve y cuarenta y cinco de la noche. Versalles Chavarría no se imaginaba lo que escucharía en los siguientes segundos. Su teléfono repicó y cuando atendió la llamada recibió la mala noticia. Era el vigilante de su tienda en el que llamaba para avisarle que en el módulo vecino había un .

Inmediatamente Versalles se puso los zapatos y salió de su casa. Cuando llegó al Mercado, el fuego se había esparcido por varios lugares. Su objetivo era llegar a su tienda, ubicada de donde fue la Azucarera 10 varas al lago, y salvar su mercadería,su lugar de trabajo y su “vida”.

Tomado de La Trinchera.

Comerciantes trataban de salvar sus negocios. Tomado de La Trinchera.

Los pocos comerciantes y vigilantes que estaban en el mercado a esa hora estaban desesperados y frustrados al ver como su vida se iba como humo. Cuando Versalles llegó a la llamada esquina de los Cocos, vio una patrulla de policías. Intentó entrar por la Joyería Gema a unos pocos metros de su tienda, pero también estaba bloqueada. Entonces, el teléfono volvió a sonar. Otra vez era el vigilante, que lepreguntaba donde estaba y le decía como llegar a su destino. Sigue leyendo

Divina luz para descubrir sus males

Son las cuatro de la tarde. En la sede de la Asociación Divina Luz ubicada en el Barrio Costa Rica de Managua, institución que lleva muchos años en Nicaragua y cuenta con personería jurídica, está el “maestro” Ponticiano sentado en un sofá viejo mientras escucha a una de sus “pacientes”.

Es aquí, donde normalmente los dos “maestros” de la Asociación que ellos mismos llaman católica, escuchan a sus “pacientes” y tratan de entender de qué hechizo o problema espiritual han sido víctimas quienes acuden a sus consejos y “remedios”.

Sigue leyendo

El sombrero que dibujó 35 sonrisas

El tío Nacho tenía un sombrero de paja desde hacía mucho tiempo. Estaba lleno de hoyos y el Tío Nacho quería deshacerse de él. En eso se basa el cuento infantil “El sombrero del Tío Nacho”.  El grupo de teatro para niños de Roberto Aguirre (el Dr. Kelo Kura) el Club El Clown, presentó esa historia el pasado cinco de noviembre. Era el día en que celebraban su onomástico. Sigue leyendo